sábado, 31 de octubre de 2015

Dos lápices, un relato XXVIII

¡Buenos días! Hoy os traigo la siguiente parte de este relato conjunto que escribo con A la sombra de los sauces. Hoy es un poco más larga pero no creo que importe xD. Espero que disfrutéis. ¡Feliz sábado!


Los tres muchachos se levantaron inquietos. El silencio era sepulcral. Salvo por un extraño sonido parecido a un rugido... ¡Lobos! Todos llegaron en seguida a esa conclusión por lo que corrieron desesperados. Pero ¿hacia dónde? ¿Dónde estarían fuera de peligro? Presas del pánico, se dispersaron. Evelyn no era capaz de preocuparse de sus ¿compañeros? ¿amigos? ¿desconocidos? No sabía como tratarlos pero estaba decidida a salvarse. Por suerte para ella, encontró una madriguera al pie de un árbol donde poder ocultarse. Así lo hizo y se cubrió con la hojarasca para camuflarse. No tuvieron tanta suerte sus compañeros... O eso pensaba ella. Temblaba mientras oía los aullidos y gritos de dolor. Pero no lloró. No podía sentir nada hacia esos desconocidos que tan poco habían contribuido a su historia.

Cuando parecía que todo había pasado, paralizada por el shock, hizo un esfuerzo sobrehumano por abandonar su refugio. Era de día y los pájaros cantaban. No podía creerse que hace un momento ese bosque fuera un escenario tan dantesco. Avanzó más allá de la madriguera y al poco logró salir del bosque. Cual fue su sorpresa cuando un poco más lejos divisó unos edificios difuminados por la contaminación. Volvía a ¿casa?

...

"¡MÁS SANGRE!" gritó complacida madre.

viernes, 30 de octubre de 2015

Zeuxis y Parrhasios: los titanes de la pintura griega

¡Buenas! Siento no haber publicado gran cosa en los últimos días. Viendo la buena acogida que tienen las entradas que he hecho sobre pintura y arte, he decidido escribir entradas de este tipo más a menudo. Y por eso estoy aquí. Hoy voy a contar una historia que no sé cuánto tiene de cierta, pero es fascinante.

Laocoonte y sus hijos
Nos remontamos a la Antigua Grecia. A la mente nos viene la Arquitectura, cuya cúspide es la Acrópolis de Atenas, con su Partenón.  También nos acordamos de su Escultura: las esculturas de Fidias, la Venus de Milo, y por supuesto, el Laocoonte... También tenemos los fundamentos del pensamiento occidental: la Filosofía griega. Heráclito, Sócrates, Platón o Aristóteles son sólo algunos de los filósofos que aparecen retratados en la Escuela de Atenas de Rafael. También está la Literatura con sus autores y tratadistas como Sófocles o el propio Aristóteles, entre muchos otros.

El Partenón
Es cierto. Todas las hermosas disciplinas que he mencionado tienen representantes griegos más que dignos. Que han pasado a la historia. Pero cuando se habla de Grecia rara vez se la asocia con la Pintura, otra hermosisíma disciplina. Sí. A simple vista parece ser que la pintura griega fue prácticamente inexistente, más allá de la que había en las cerámicas, pero no fue así. En el siglo V a.C. hubo dos pintores muy conocidos que protagonizaron un épico duelo de pintura blandiendo sus pinceles: Zeuxis y Parrhasios.

sábado, 24 de octubre de 2015

Dos lápices, un relato XXVI

¡Buenos días! Hoy os traigo la siguiente parte de este relato conjunto que escribo con A la sombra de los sauces. Espero que disfrutéis. ¡Feliz sábado!


El bosque podía ser un lugar encantador y agradable para pasar un día en familia, con los niños jugando, gritando y riendo... Pero desde luego no era el mejor lugar para dar un paseo nocturno... Y nuestros jóvenes se dieron cuenta nada más internarse en el corazón del bosque. Los árboles, tétricos y erguidos como muertos, tamizaban la luz de las estrellas, dando la imagen de una cárcel a la intemperie. Los búhos ululaban, los grillos y las cigarras daban su fúnebre concierto, y las ramas secas crujían a su paso. Ensimismados en su huida, no vieron la selva de espinos de la que se estaban rodeando, y la joven sintió rasgar su mano por la afilada zarpa de espinas. No tenían tiempo... El bosque parecía eterno pero debían seguir cruzándolo.
...

Vio alejarse a sus presas en la espesura del negro bosque. Pobres. No sabían que se adentraban en un sitio más peligroso del que huían. Pero ella no iba a quedarse atrás. A una velocidad vertiginosa alcanzó el mar de espinos. "Sangre fresca..." dijo complacida.

sábado, 17 de octubre de 2015

Dos lápices, un relato XXIV

¡Buenos días! Hoy os traigo la siguiente parte de este relato conjunto que escribo con A la sombra de los sauces. Espero que disfrutéis. ¡Feliz sábado!



Apenas había luz por los pasadizos, pero no les importó. El miedo les hacía avanzar con rapidez. ¿O era la incertidumbre? Oían los chillidos de las ratas con las que se cruzaban y el constante gotear de las cloacas pero parecía no importarles: estaban abrumados por la cantidad de caminos que se les habían abierto ahí abajo. Cuando llevaban caminando unos minutos corriendo oyeron un desgarrador y estentóreo grito proveniente del sótano: era su padre; y las lágrimas de Evelyn delataban que lo sabía. Puede que no volviera a verlo nunca. Pero quien le había hecho eso pagaría por ello. Se lo juró a sí misma. Apretó los puños. Suspiró. Retomó la carrera y alcanzó a sus compañeros. Seguían una ruta fija por lo que no corrían ningún peligro de perderse.

Finalmente llegaron a la pared cuyo dibujo indicaba la salida. Lo empujaron. Y salieron ante una preciosa noche estrellada. No había ningún edificio enturbiando el paisaje. Ninguna luz ocultando las estrellas. No sabían dónde estaban, pero en la ciudad no, desde luego.

sábado, 10 de octubre de 2015

Dos lápices, un relato XXII

¡Buenos días! Hoy os traigo la siguiente parte de este relato conjunto que escribo con A la sombra de los sauces. Espero que disfrutéis. ¡Feliz sábado!


Retornó el silencio. Parecía ser que tras su sorprendente e inexplicable aparición, el padre de Evelyn se había quedado sin habla... Con el tiempo sus ojos se habían acostumbrado a la oscuridad. Finalmente respondió:
- Temía que fuera una trampa de tu madre... Sabe perfectamente que eres mi debilidad y le divierte hacerme sufrir, ahora que me considera un traidor. Pero ahora no es momento de pararse a pensar en eso.
La joven estaba dividida: por un lado se sentía feliz de volver a ver a su padre, pero por otro lado no podía ignorar la llama violácea que revoloteaba sobre él. No era negra pero seguía sin ser clara. Decidió dejarse llevar por el cariño. Su padre retomó la palabra.
- Veréis. Este sótano es parte de una compleja red de túneles que llevan a muchas partes de la ciudad. Tu madre cree haberlos cerrado todos y así lo era hasta que hace poco descubrí esto. Dale la vuelta a ese tapiz tan horroroso de la esquina y presiona el azulejo.
Evelyn así lo hizo y se oyó un ruido sordo en la zona más oscura de la sala.

sábado, 3 de octubre de 2015

Dos lápices, un relato XX

¡Buenos días! Hoy os traigo la siguiente parte de este relato conjunto que escribo con A la sombra de los sauces. Espero que disfrutéis. ¡Feliz sábado!


La puerta se abrió y  la joven vio cómo Saúl y James eran lanzados por las escaleras abajo por su vigorosa madre. "Escorias de la luz... Ahora tendréis tiempo de hablar mientras decida qué hacer con vosotros" masculló, y cerrando la puerta volvió la oscuridad.

- ¿Estáis bien chicos? ¿Qué hacéis aquí? - inquirió Evelyn apurada.
- Sí, estamos bien... Sólo un poco magullados. Hemos vuelto porque se nos había olvidado decirte lo de la página 54. Tu madre nos agarró, y...- respondió Saúl.
- Un poco tarde ¿no creéis?- respondió frunciendo el ceño, algo inútil teniendo en cuenta que estaban a oscuras-. Ahora eso no importa. Tenemos que encontrar la manera de salir de aquí. No puedo creer que esto esté pasando - sollozaba. Una voz familiar brotó de la oscuridad.
- Princesa... No llores. ¿Cuántas veces te lo he dicho? Pero supongo que ni el más diestro de los alquimistas puede evitar que un sensible sauce llore.
Evelyn no podía creerlo...
- ¿Papá?

jueves, 1 de octubre de 2015

Artistas, políticos y mentiras

En este mes de octubre que arranca hoy, la frase del mes que he elegido, es de una de mis películas favoritas: V de Vendetta. La frase dice así:

Los artistas mienten para decir la verdad mientras que los políticos mienten para ocultarla

El arte si no conmueve, no es más que decoración.
Lo cierto es que la primera vez que vi la película no comprendí del todo lo que esta frase quería decir, pero con el tiempo he ido dándome cuenta. Cuando leemos un libro que nos hace PENSAR (¿eso se come?), una película que no sea lo que parece, o contemplemos un cuadro que no nos transmite nada a simple vista y a la vez nos transmite muchas cosas... Estamos ante un artista que "nos miente". ¿Por qué? Porque quiere mostrarnos algo pero no lo hace de una forma bruta y directa, sino sutil y oculta. Deja que el espectador o lector PIENSE por sí mismo y pueda llegar a una conclusión más allá de lo aparente a simple vista. Pues sí, claro que podría decírselo así sin más pero pierde un poco la gracia ¿no?

El político, por otro lado, es justamente lo contrario. Miente como un bellaco para ocultar sus artimañas y salirse con la suya. Pero claro... Si el pueblo PIENSA, no se va a creer sus embustes, por lo que eso al político NO LE INTERESA. Es por eso que el artista no puede dejar su mensaje tan claro, tiene que disfrazarlo. Y es por eso también que los artistas han sido perseguidos durante tanto tiempo. Es ése precisamente uno de los mensajes de V de Vendetta. Un rebaño de ovejas, ganado, es mucho más fácil de manejar que un grupo de cabezas pensantes.


Puede que tenga alguna idea para una futura reseña...